Inicio » Ocio » La cenicienta…como se llamaba?

La cenicienta…como se llamaba?

Notimex
El Universal
Ciudad de México Domingo 10 de agosto de 2008
13:38 Historias clásicas que han sido llevadas lo mismo a la literatura que al cine, como La Cenicienta o Caperucita roja, fueron narrados por Rodolfo Castro, pero con sus finales trágicos, tal como se contaban en el siglo XVII.

En el marco del Festival Infantil de Verano, anoche se presentó en la Sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes el espectáculo Cuentos malditos, que tuvo como ingrediente de lujo la participación del flautista mexicano Horacio Franco.

Ante un lleno total, el también escritor de cuentos y novela recordó que en aquella época (s. XVII) no había niños pues al pasar de los seis años, éstos ya eran considerados hombres para trabajar, por ende escuchaban cuentos que relataban sus mayores.

La música de Horacio Franco sirvió de fondo musical para trasladar al espectador al bosque, donde el canto de los pájaros acompañó el relato de La Cenicienta, quien según el relato sí tenía madre y padre.

En esta historia, La Cenicienta se llamaba realmente Cesoria y deseaba con todo el alma asesinar a su madre, por lo que su nana la ayudó a armar un accidente, que resultó tal como lo habían planeado.

Su padre, en lugar de quedarse solo, se casó con la nana, quien tenía tres hijas, entonces tuvieron que convivir todos juntos, pero a Cesoria se le encargó la limpieza de la casa.

Entonces llegó la invitación del príncipe para que las mujeres solteras fueran a su fiesta de cumpleaños, donde buscaría esposa.

Cesoria con tristeza y sola en su cuarto deseó convertirse en una bella mujer, lo cual se le concedió con la condición de que tenía que volver a casa antes de las 12 campanadas. En la huída deja una de las zapatillas con la cual el príncipe trata de encontrarla.

Después de una serie de enredos con los que el padre y la madrastra de Cesoria tratan de confundir al príncipe, por fin la encuentra y ya con los dos zapatos, ésta se transforma en una mujer sensual, con quien habrá de casarse.

Sin embargo, el final no llega con la boda, sino con el castigo que imponen los pajaritos a los malosos, a quienes picotean hasta matarlos.

Luego vendría la narración de Caperucita roja que no era más que la caperuza; una joven que a petición de su madre tenía que llevar el canasto a su abuelita al otro lado del bosque, en cuyo camino se encuentra con un leñador y un cazador que intentan tomarla para saciar su apetito pero de otra forma.

Al llegar a la casa de la abuelita encuentra la luz apagada, pues ya el lobo la ha asesinado, entonces escucha una voz en el cuarto del fondo, que le ofrece calmar su sed pero en realidad la lleva a un desenlace fatal.

cvtp


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: